En Iquique Aduanas detectó contrabando de 62 botellas de piscos premium

POLICIAL 09 de marzo de 2020 Por Editor

banner01

Ver galería 03 (1)
1 / 4 - Foto: Aduanas

Un contrabando de aguardiente de uva de origen peruano, de las prestigiosas marcas “Portón”, “Ocucaje” y “Cuatro Gallos”, fue detectado por fiscalizadores del Servicio Nacional de Aduanas en la avanzada de Quillagua a 233 kilómetros al sur este de Iquique. 

El director regional de la Aduana de Iquique, Cristian Silva, relató que durante las labores de control a los vehículos y mercancías que salen desde la zona de tratamiento aduanero especial, “los fiscalizadores detectaron que al interior de un vehículo con patente chilena había una serie de botellas de alcohol debajo del asiento del chofer”.

Agregó Molina, “los fiscalizadores entrevistaron al conductor, quien les indicó que llevaba 19 botellas, lo cual resultó ser falso puesto que en distintas partes del vehículo se hallaron un total de 62 botellas de origen extranjero y sin la documentación respectiva que acreditase su legal importación al país”.

LEE: La franquicia de pasajeros, el beneficio de visitar Iquique

Del total de las 62 botellas de alcohol incautadas, 35 son de 750 ml cada una de la marca “Portón” en sus tipos Quebranta, Italia y Acholado; a lo que se suman otras 15 botellas de 700 ml cada una de la marca “Ocucaje”, de las cuales 6 eran de la variable Italia, 6 del tipo Acholado y 3 Quebranta; para finalmente registrar otros 12 envases de 700 ml de la marca “Cuatro Gallos”, dividas en 6 Acholados, 3 Quebranta y 3 Italia.

El director de Aduanas explicó que el ocultamiento de las botellas evidenció la clara intención de tratar de eludir el control aduanero, a lo que se suma que no cuentan con un documento que avale su ingreso a Chile y el pago de los respectivos impuestos, “por lo tanto se configura el delito de contrabando y el aforo estableció que las mercancías tienen un valor de $1.338.880 pesos y se trataron de eludir impuestos por $797.036 pesos”.

El conductor quedó apercibido y además del comiso de las mercancías deberá enfrentar un procedimiento judicial donde se arriesga a multas de 1 a 5 veces el valor de las mercancías y penas privativas de libertad. ¡Viva Iquique!